Estudiantes de Fraga en Huesca (1)

La presencia de estudiantes fragatinos -o de la ribera- en la actual provincia de Huesca representó un doble acontecimiento histórico. Por un lado, la provincia quedó constituida en 1833 por el decreto del ministro De Burgos, tomando a Fraga como integrante de esa nueva demarcación administrativa, segregando a Fraga de la provincia a la que pertenecía en esas fechas: Zaragoza.

Por otro lado, las familias que apostaban por los estudios de sus hijos no podían hacerlo en la misma localidad, porque entonces Fraga no tenía colegios, y los pocos jóvenes que se inclinaban a la vida cultural debían ir a la casa de un profesor particular, para marchar posteriormente fuera de Fraga (Lérida, Barcelona, Tarragona, Zaragoza).

El hecho de que la histórica ciudad de Osca (Huesca actual) pudiera acoger a los nuevos jóvenes de partido de Fraga representa una novedad a todas luces histórica. En ese sentido nos es grato descubrir la presencia de los ocho primeros alumnos que abrieron expediente de estudiante en la Universidad Sertoriana, conocida como: “Universitatis oscensis sigilum Sertorianae”.

A mediados del siglo XIX (1845) quedó inaugurado el Instituto de Estudios de Secundaria, del que tuve el honor de conocer sus aulas durante dos cursos, junto a otros compañeros de Fraga que compartimos la grata sabiduría de un amplio equipo de profesores, allá por los años sesenta del pasado siglo.

De los alumnos que se trasladaron a la “Osca invicta”, como reza su escudo, haremos por cuenta propia una agrupación que nos parece viable:
Primera época (1837-1863)
A Huesca llegaron, entre los años 1837 y 1866, los fragatinos José Royes Berche (1837), José Román Aler (1850), Antonio Allué Canales (1850), Joaquín Vera Canales (1852), Francisco Burballa Gallinad (1854), Francisco Bitrián Sanjuán (1854) y Antonio Solanes Zapater (1863). Este grupo debió conocer el cierre de la Sertoriana, cuyos fondos pasaron a engrosar la brillante biblioteca del instituto.

De esta primera época debemos destacar que se había inaugurado en Fraga el volegio de los escolapios en la calle de la Cárcel o antigua plaza del Rey (1827). Ante la crisis de subsistencia por mantener el colegio escolapio de Fraga, las autoridades locales de 1866 solicitaron de las autoridades oscenses la apertura de un colegio público. Los nuevos tiempos que marcaban el convulso siglo XIX reclamaban que las familias que apostaban por los estudios de sus hijos debían evitar en lo posible los caros desplazamientos y las estancias prolongadas en pensiones y residencias de los alumnos que buscaban en la cultura el medio de vida.

No tienes permisos para comentar en este artículo

Contacta

La Voz Edita y Comunica

Candasnos 1, 2ºA
22520 Fraga
Teléfono: 974 471 487

lavoz@lavozdelbajocinca.com

Síguenos