Presencia en Fraga de la orden de Montegaudio (1)

Esta orden es muy poco conocida, y aún menor su vinculación con la ciudad aragonesa de Fraga. Intentaremos en estas breves páginas dejar constancia de su origen, presencia y desaparición.

Llegan los templarios a Cataluña y a Aragón

Sus orígenes hay que ligarlos a la presencia de la poderosa orden de los templarios, que ya estaba establecida en Cataluña, desde 1131 en el lugar de Granyena y en 1132 en Barberá. El testamento del rey aragonés Alfonso I les hacía herederos de todo el reino. Ante la imposibilidad del cumplimiento de estas últimas voluntadas del monarca, recibieron donaciones y castillos en un acuerdo firmado con el conde Ramón Berenguer IV, príncipe de Aragón, en el año 1143. Entre dichas donaciones se hallaban los castillos de Monzón, Chalamera, el feudo de Lope Sánchez de Belchite, Remolins y Corbins, esta última cuando se conquistase, pues se hallaba en manos de los musulmanes. Aunque el Temple fue una orden inicialmente creada para la defensa de los Santos lugares de Jerusalén, la vemos asentarse en Aragón y Cataluña entre 1131 y 1143, para la defensa de las fronteras con el islam. Eso justifica el porqué la hallamos en la conquista de Tortosa, Fraga, Lleida, Mequinenza o Miravet. Difícilmente podía estar presente en la conquista de Fraga la orden de Montegaudio, porque no fue fundada hasta más de dos décadas después de la toma de Fraga; sin embargo, bien pudo estar a título personal el conde don Rodrigo Álvarez, sin poderlo confirmar. La orden templaria recibió el quinto de los bienes conquistados. Lo mismo en las conquistas de 1153 en el Bajo Segre (Alpicat, Gardeny, Gebut, Algorfá, Serós, Torres de Segre, Barbens, Corbins…) o en la Ribera del Ebro (Algás, Batea, Corbera, Gandesa, Pinell, Rasquera, Flix, Ascó, García, Mora, Tivisa, Matarranya…). Sus extensas posesiones la hicieron muy poderosa.

Con el reinado de Alfonso II de Aragón, hijo del conde catalán Ramón Berenguer IV y de doña Petronila de Aragón, prefirió entregarles dinero o nuevas fuentes de ingresos, como la concesión del molino en términos de Fraga, pero no nuevos territorios, pues recelaba de su poder; si bien en la campaña militar por tierras de Valencia les prometió las plazas de Oropesa, Chivert o Montornés. Sin embargo, sólo recibieron los lugares de Horta, en Cataluña, y Encinacorba, en Aragón. En este intervalo, temiendo el excesivo enriquecimiento de los nobles templarios, el citado rey Alfonso potenció la orden de Montegaudio fundada en 1173.

El conde Rodrigo Álvarez o Goçálvez, fundador de Montegaudio
Don Rodrigo Álvarez o Goçálvez, tercer conde de Sarriá, hijo de don Álvaro Rodríguez, segundo conde del mismo título, y de la infanta Doña Sancha, hermana de Alfonso VII de Castilla, ayudó al monarca aragonés Alfonso II en sus campañas, el cual le favoreció con numerosas donaciones como: Camañas, Malvecino, Miravete, Perales, Celadas, Escorihuela, Villel, Libros, Fuentes Calientes, Castellote, Villarluengo y Cantavieja. Trasladándose a Jerusalén adquirió el convento e iglesia de Monte Gaudio lugar desde el cual los peregrinos podían contemplar Jerusalén. El 9 de julio de 1172 renunció ante el cardenal Jacinto al hábito de Santiago, y obtuvo licencia del legado pontificio para fundar la nueva orden que llamó de Monte Gaudio (de Monts Gaudii o Monte del Gozo). La nueva orden fundada en Jerusalén se había de regir con la regla del Císter. Fue aprobada por el papa Alejandro III el 24 de diciembre de 1173, y el citado monarca continuó favoreciéndolo con otras donaciones, como la de Alfambra en Teruel en 1174 y, al año, siguiente Fuentes de Alfambra; confirmadas todas sus donaciones por el mismo papa el 23 de noviembre de 1180. Algunas donaciones son posteriores a esta última fecha: por ejemplo, en 1182 la orden recibía Orrios. Siempre con la condición de no litigar y tomar castillos de los santiaguistas, ni admitir caballeros procedentes de la orden de Santiago o San Jaime.

No tienes permisos para comentar en este artículo

Contacta

La Voz Edita y Comunica

Candasnos 1, 2ºA
22520 Fraga
Teléfono: 974 471 487

lavoz@lavozdelbajocinca.com

Síguenos