Artículos

    La sequía

    La importancia del agua en el mundo no es nueva, pues desde tiempos inmemoriales el hombre se ha asentado en los márgenes u orillas de los ríos, ya que el agua es vital. No en vano, el cuerpo humano se compone de agua en casi un 70%. Es por esto que la falta de agua en los últimos meses está agravando la situación, pues –casi- no se recordaba un periodo tan seco.
    Se toma un poco a la ligera, en algunos ámbitos, el tema del cambio climático, pero haríamos bien en no descuidar la prudencia y la prevención de cuestiones como esta, pues se corre el riesgo de caer en algo irremediable. Si bien es cierto que en los últimos tiempos se está hablando con conocimiento y alertando de lo que puede suceder, sobre todo por expertos, estudiosos y asociaciones que ven el peligro que corremos.
    La gestión de unidad de cuenca es la opción que mejor refleja la forma de hacer las cosas y, en el caso del Ebro, todavía más, pues es una cuenca que atraviesa nueve comunidades y recibe aportaciones de múltiples ríos y barrancos, siendo en Aragón (Huesca) una de las partes importantes en la formación de caudal. Pero no es menos cierto que las detracciones que se hacen desde la cabecera del río hasta su desembocadura son también numerosas y, ya, casi preocupantes, pues el río está perdiendo ‘su naturaleza’ y como consecuencia se están produciendo problemas que antes no tenía (mejillón cebra, exceso de nutrientes en algunas zonas, abundantes macrófitos en la parte del delta y la consiguiente falta de oxígeno, etc, etc, etc).
    Todo esto viene a cuento porque otra vez el Ebro se convierte en tema de campaña (que a los socialistas les viene muy bien aquí en Aragón), por arte de birlibirloque en palabras del PP levantino. Muy bien, ellos defienden lo suyo y aquí tenemos que defender lo nuestro, pues, hace pocos días, ellos (PP levantino) han aportado (negativamente) su opinión contra la TCP. Suerte que Rajoy esta vez no va a ‘picar’ y la sensatez será lo que se imponga, pues, como el tiempo se encarga de colocar las cosas en su sitio, se ha demostrado que la sequía azota a todos por igual y el agua hace falta en todas partes; lo que hace falta es buena gestión e imaginación.
    Otra sequía que le espera a Aragón en los próximos años es la falta de infraestructuras y ejes que vertebren nuestro territorio y el desarrollo económico. Vaya ‘pifia’ (por no decir otra cosa) que nos ha hecho el todavía Ministro de Fomento; entre la decisión del gallego y el PP levantino nos han dejado secos, compuestos y sin novia. Ya se veía venir, Don José, o Pepiño, es un hombre algo rencoroso y le ha hecho pagar a Aragón sus dimes y diretes, discrepancias o (des)encuentros con Marcelino Iglesias.
    Chsss! Chsss! Que viene, que viene.

    Firma: S. J. L.

    Contacta

    La Voz Edita y Comunica

    Candasnos 1, 2ºA
    22520 Fraga
    Teléfono: 974 471 487

    lavoz@lavozdelbajocinca.com

    Síguenos