Artículos

    El largo camino hacia la libertad*

    Desde 1996 aumentó la cuantía de las condenas y se suprimieron las redenciones por el trabajo. Hay un aumento de penas relacionadas con el maltrato, así como la seguridad vial. Miles de personas  reclusas esperando juicio. El porcentaje de presos supera a los países del entorno, a pesar de tener tasas de delincuencia inferiores. La realidad desborda las previsiones y no es posible ofrecer tratamiento adecuado en las cárceles.
    Muchos grupos sociales, en determinados delitos, estamos a favor de alternativas a la prisión. Creemos que es bueno hacernos algunas preguntas:
    ¿Cómo solucionar los daños que nos causamos unos a otros? ¿Es siempre un juicio la mejor manera o, en algunos delitos, se puede impulsar la mediación reparadora entre víctimas y agresores?
    ¿Y si quien tuviese que entrar en la cárcel fuese yo o alguien de mi entorno? Si yo padeciera un paro de larga duración, una ruptura de relaciones de pareja o familia, una pérdida de ingresos, una enfermedad mental… ¿Qué institución me gustaría encontrar para rehacer mi vida y no para hundirme más?
    Si los presos van a volver a la sociedad, ¿cómo queremos que vuelvan? ¿recuperados o peor de lo que entraron? Más personas en la cárcel no nos garantizan una sociedad futura más segura.
    ¿Cuánto nos cuesta mantener una prisión? Aplicar en las macrocárceles el mismo standard de seguridad para todos, es decir, el más caro, sin necesidad, es un gasto carísimo.
    ¿Hay alternativas reales a la prisión? Sí. Los pisos tutelados para permisos de 2º y 3er grado; los cumplimientos alternativos para toxicómanos; los centros tutelados para mujeres; los centros  para personas con enfermedades mentales o crónicas; los trabajos en beneficio de la comunidad…
    Es evidente que el sistema actual no funciona, ya que la cárcel no reinserta y las víctimas son ignoradas y apartadas del proceso.
    Por ello, la justicia restaurativa, supera el actual modelo centrado en el castigo. Y persigue el doble objetivo de responsabilizar al agresor y reparar a la víctima el daño causado.

    Para quien le pueda interesar, un grupo de prestigiosos magistrados, juristas, abogados… han creado una plataforma para dar a conocer este nuevo modelo: www.otroderechopenal.es. En él, hay un apartado titulado Mitos, que desmonta la mayoría de los comentarios que se oyen en la calle, fruto de la desinformación y del enfoque que muchos medios de comunicación dan al tema.
    M. P. A. (voluntaria de prisiones de Cáritas Fraga)

    *Con motivo del día de la Virgen de la Merced, patrona de los encarcelados, envío un extracto de un artículo de la revista Cristianismo y Justicia.

    Contacta

    La Voz Edita y Comunica

    Candasnos 1, 2ºA
    22520 Fraga
    Teléfono: 974 471 487

    lavoz@lavozdelbajocinca.com

    Síguenos