Artículos

    ¿Quo vadis, Rodríguez?

    No por esperadas son menos sorprendentes las declaraciones de algunos políticos, pero es llamativo que en un presidente de Gobierno se produzcan semejantes salidas de tono. Vamos, que son meteduras de pata de un calibre todavía por calcular y, además, Fernández Vara (jefe del ejecutivo de Extremadura) jalea sus actos y afirmaciones diciendo que “veo a Zapatero liberado, ya puede decir todo lo que piensa”.

     

    Dejando al margen todo lo sucedido en los casi siete años que lleva gobernando Rodríguez, solamente con lo ocurrido en el fin de semana de su viaje a China es para que metiera la cabeza debajo del ala y pidiera disculpas. Pero no fue así, sino que, envalentonado, se subió al atril y comenzó a lanzar dardos a diestra (sobre todo) y siniestra.

    La imagen de España por los suelos, no la del PSOE o la del PP, no, la de más de 46 millones de ciudadanos. Eso no es únicamente perder la confianza, que también; lo verdaderamente preocupante es hacer el ridículo en público (internacionalmente). Es una historia de película, el director dijo “acción”, y Rodríguez comenzó a actuar con su propio guión, sin consultar, y representando una obra digna de un mal humorista. Después es fácil echarle la culpa a Aznar, a Rajoy o a quien se ponga delante, pues hasta el propio Felipe González (al que tanto pidió consejo, pero que no le hizo ni caso) ha censurado –en privado y en público- muchas de las acciones y actitudes de ‘nuestro’ todavía presidente del Gobierno.

    Las decisiones tomadas con la supresión de las cuotas de las empresas a las Cámaras de Comercio y el ERE de Telefónica (con el abundante paro que hay y la enorme deuda del Estado) en el que se van a jubilar técnicos y personal que acaban de cumplir 52 años (ahí es nada), cuando se acaba de aprobar la jubilación a los 67 años, es para ponerse a hacer el pino y ver si, de esta manera, Rodríguez se da cuenta de las barbaridades que hace, y de las que consiente.

    Definitivamente, Rodríguez parece que ya no sabe dónde está el norte (si es que alguna vez tuvo tal conocimiento, que ya lo empiezo a dudar) y ha decidido ponerse el mundo –no sólo a España- por montera, cual Curro Romero o Rafael De Paula (gitano él), que tenían una percepción extrasensorial para captar lo maligno en las plazas de toros.

    Es muy grave que un país desmienta a otro, pero todavía lo es más que un país desmienta unas declaraciones cuando quien las hace está en ese país y todo se produce en ‘tiempo real’. A lo que hemos llegado, ya que nadie se sonroja (caso de Rodríguez) aunque quede en evidencia y sea algo vergonzoso y bochornoso, pues yo no quiero que al presidente de MI PAÍS le saquen los colores. ¿Quo vadis, Rodríguez?

    Chsss! Chsss! Que viene, que viene.

    Firma: S. J. L.

    Contacta

    La Voz Edita y Comunica

    Candasnos 1, 2ºA
    22520 Fraga
    Teléfono: 974 471 487

    lavoz@lavozdelbajocinca.com

    Síguenos