Acceso    Registrese   

Accede a tu cuenta

¿Todavía no tiene una cuenta? Los campos marcado con un asterísco (*) son obligatorios

Por favor ingrese Nombre de usuario correctamente Debe ser más de 2 caracteres, sin espacios y que contenga 0-9,a-z,A-Z
Por favor ingrese Contraseña correctamente Debe ser más de 4 caracteres, sin espacios y que contenga 0-9,a-z,A-Z
Las contraseñas no coinciden
Introduzca un e-mail válido
Las contraseñas no coinciden ?>


Está claro PDF Imprimir E-mail
Sábado, 29 de enero de 2011

“Está claro que los grupos sociales humanos se mueven y progresan gracias al instinto natural de superarse y conseguir una sociedad mejor, y también está claro que ese instinto se agranda con los estados de necesidad.

El final de los años sesenta y principios de los setenta fueron testigos de una revolución en la forma de pensar y en la forma de proceder, que internacionalmente se plasmó en el Mayo del 68  francés, cuyas nuevas ideas llegaron a España un tanto diluidas por el régimen político que gobernaba.

Estas nuevas ideas revolucionarias abrieron los ojos a los jóvenes de la época, haciéndoles observar la gran carencia, y por lo tanto una gran necesidad, de iniciativas en las instituciones políticas que en ese momento regían los destinos del Estado español, o sencillamente esas iniciativas estaban obsoletas y desfasadas, lo que propició el resurgimiento de un gran movimiento juvenil, el movimiento peñero”. Al leer esta pequeña cita, muchos recordarán de donde procede. En la novena pagina de un libro que muchos debéis de tener en casa, tal vez mas escondido que a la vista, puesto que han pasado más de diez de su presentación, podréis continuar leyendo el resto del texto que completa  la introducción del libro “Veinticinco años de ilusión”. Una etapa de la historia de Peña Fragatina, recogida en papel y que muchos de los peñeros más jóvenes no recuerden o ni tan si quiera llegaron a conocer. No le sobra razón a ninguna de las líneas nombradas con anterioridad. La necesidad y/o la carencia de ciertas cosas, hacen que las sociedades deban de trabajar para cubrirlas. Mucho ha llovido desde entonces, nunca mejor dicho y mucho han cambiado las cosas. Y por qué tantos cambios tal vez puedan preguntarse; las necesidades, los grupos de “revolucionarios” con grandes ideas,… son distintos de cada época y el tiempo de cada uno, aun llevando el mismo reloj, es diferente.  Si tenéis ocasión,  os recomendamos que saquéis el polvo a ese viejo libro, y mostrárselo aquellos que no vivieron una pequeña parte de nuestra historia, puesto que conociendo mejor el pasado, tal vez conozcan mejor el presente.

La Junta
Peña Fragatina

 

© La Voz Edita y Comunica SLU - Candasnos 1, 2º A - 22520 Fraga (Huesca) - email: lavoz@lavozdelbajocinca.com