Acceso    Registrese   

Accede a tu cuenta

¿Todavía no tiene una cuenta? Los campos marcado con un asterísco (*) son obligatorios

Por favor ingrese Nombre de usuario correctamente Debe ser más de 2 caracteres, sin espacios y que contenga 0-9,a-z,A-Z
Por favor ingrese Contraseña correctamente Debe ser más de 4 caracteres, sin espacios y que contenga 0-9,a-z,A-Z
Las contraseñas no coinciden
Introduzca un e-mail válido
Las contraseñas no coinciden ?>


Eduardo Royes PDF Imprimir E-mail
Viernes, 11 de diciembre de 2009

GERENTE DE FRUTAS CASAS ROYES, S.A.
Entrevista con motivo del Extra Fruta - Balance Campaña. Publicada en LA VOZ nº1548, de 10 de diciembre de 2009

Ante una campaña como la que hemos vivido, el sector reflexiona y analiza lo ocurrido, tratando de encontrar una explicación y, si acaso, plantear soluciones. Parece claro que son varios los factores que han contribuido a configurar un panorama de saturación de los mercados: buena producción en todas las zonas productoras, consumo estabilizado o en retroceso, concentración y presión desde la oferta... Pero ¿qué se puede hacer para que años como este no se repitan en el futuro? Con Eduardo Royes, gerente de Frutas Casas Royes, S.A., reflexionamos sobre estas cuestiones...


- ¿Qué decir de la campaña de este año?
Es una campaña que querríamos que no se volviera a repetir. Posiblemente ha sido una de las peores campañas de fruta vividas hasta este momento.

- ¿Qué factores han provocado esta situación? ¿Ha influido la crisis económica?
La crisis ha podido influir un poco, puede ser un motivo, pero no creo que sea importante. El motivo radica, a mi modo de ver, en el desajuste entre la oferta y la demanda. Ha coincidido una gran producción en países competidores nuestros, la oferta ha superado a la demanda y los precios han caído en picado. Una prueba de que la crisis puede incidir algo, pero solo hasta cierto punto, es el paraguayo: había una buena cosecha y ha llevado precios normales, muy buenos, incluso superiores al año pasado.

- ¿Cómo se explica el caso del paraguayo?
La misma explicación: de paraguayo, había más demanda que oferta, y por eso ha funcionado muy bien. Con el resto ha ocurrido al revés y ha funcionado muy mal. Ante campañas de una gran producción, con un consumo de fruta estabilizado, y dado que el consumo no aumenta al nivel que aumenta la producción, en años con grandes producciones en todos los países productores se colapsa el mercado.


- ¿La solución pasa por regular la producción, con un control o restricción sobre nuevas plantaciones de frutales?
Efectivamente, se tendría que planificar y ver qué cantidades puede absorber el mercado; saber qué plantar y qué cantidades. Esa, en teoría, sería una buena solución. Pero, en la práctica, es muy complicado aplicar medidas de este tipo. Se está plantando en muchas zonas y no es un problema solo español, es un problema de todos los países productores, Francia, Italia, Grecia... Las soluciones tendrían que venir globalizadas, a nivel europeo.

- ¿Se está produciendo ese debate sobre la necesidad de regular la producción?
El debate que se está produciendo a nivel de productores es recuperar las retiradas de fruta. Las cantidades subvencionables a nivel europeo tampoco representarían cantidades económicas astronómicas y a lo mejor podrían ser la solución. Hay que tener en cuenta que estamos en un sector primario donde influye mucho la climatología. Si un año se produce una gran helada en un país productor, faltará producto en el mercado. Valorar las cantidades que son necesarias, no sería ningún problema en una industria de cualquier otro sector, porque puedes planificar la producción según las necesidades del mercado. La construcción ha retrocedido y la producción de hormigón se adapta a esta situación. En fruta no sabemos nunca si estará cubierta la necesidad, porque dependemos de fenómenos meteorológicos que no podemos prever ni controlar. Tal vez una de las soluciones sería volver a implantar las retiradas y que los excedentes se pudieran retirar a un precio razonable, que el productor no perdiera dinero. Con esta medida se conseguiría normalizar el mercado. Por otro lado, el tema de la transformación de la fruta se presta a un análisis muy interesante. Se han colapsado las industrias, no tenían capacidad de absorción y el precio era cero.

- ¿Se ha planteado a la Unión Europea esta posible solución?
Se está planteando a nivel de sindicatos agrarios tanto españoles como de otros países. Están haciendo mucha presión.

- ¿Por qué se eliminó la retirada de fruta?
Porque los países industrializados van retirando las ayudas. No sería una ayuda necesaria todos los años, solo en años de gran producción en todos los países y colapso de mercado. Si no hace falta ponerla en marcha, no se utilizarían las ayudas. Pero debería existir la posibilidad de poder recurrir a esta medida en caso necesario. Otra solución es la de mayor control a la fruta de terceros países. A nosotros se nos exige el cumplimiento de una estricta normativa de calidad, que en otros países no existe. Competimos en inferioridad de condiciones con terceros países. Es otra de las reivindicaciones del sector: que se exijan las mismas condiciones de calidad a la fruta de terceros países.

- A la fruta que se produce en Europa se le exige un determinado standard de calidad, pero no a la que llega de fuera. ¡Pero los compradores y consumidores son los mismos!
No funciona igual, las leyes de otros países son más permisivas. Los productos que entran de otros países entran con precios más baratos, o en momentos puntuales y no les imponen las mismas exigencias que a nosotros. Cuando compiten con el mismo producto, nos hace mucho daño. Si son productos de contra estación, como no compiten con los nuestros, no pasa nada. En realidad sí que pasa, porque son más kilos de fruta en el mercado; los consumidores son los mismos y tienen más opciones para comprar cualquier tipo de fruta.

- Entonces, de la campaña de 2009, ¿sólo se ha salvado el paraguayo?
Podríamos decir que sí. Y las peras. La producción de pera está estacionada, incluso va disminuyendo. Ha funcionado a precios normales. Pero en nuestra zona, lo que tiene importancia es el melocotón rojo, amarillo y la nectarina. Y esto ha ido fatal.

- ¿Hubo exceso de producción?
A principio de campaña había una producción normal. Pero en todas las zonas productoras.


- La entrada en funcionamiento de la fábrica de zumos el año próximo, ¿puede contribuir a aliviar la situación?
Evidentemente. Este año las industrias no tenían capacidad de absorción, incluso se llegó a plantear no recoger la fruta de los almacenes. Pero al final la recogieron, a precio cero, suponemos que forzados por la administración. Después de haberla cogido del árbol y tratado en el almacén, que la recojan a precio cero repercute en una disminución del precio al agricultor en las liquidaciones. La capacidad de absorción que tendrá la fábrica, si entra en funcionamiento en junio como esperamos, es otra solución para nuestra zona. La capacidad de producción de esta industria va a ser una de las más importantes de España. Tenemos que ver a qué ritmo puede trabajar este primer año. Aunque esperemos que no haga mucha falta para la próxima campaña.

- ¿Cómo está funcionando la campaña de invierno?
El mercado está muy parado. A lo mejor la crisis no ha influido mucho en los precios, pero está influyendo en los cobros. Los cobros se van demorando, la morosidad va creciendo, y esto sí que es debido a la crisis. En estos momentos el mercado está muy paralizado, las ventas son muy lentas, tampoco ha sido una campaña en la que tengamos una cosecha muy importante de fruta de invierno. La cantidad de pera en cámara, debido al pedrisco, es menor que la del año pasado. Y lo mismo con la manzana. Esperamos no tener problemas y con precios normales, pero ya lo veremos.

- De cara al año que viene, ¿cómo tiene que trabajar el productor? ¿cómo trabajan ustedes?
Se tendrá que trabajar igual, abonando igual la fruta, tratándola de la misma forma... no cambia nada. Hacer más calidad, esforzándonos más y esperar que haya algún incidente climatológico en algún país competidor.

- Siempre hablamos de la importancia de la calidad, pero en un año como este... ¿dónde está la calidad? ¿Realmente se valora?

La mayor calidad tiene mejor salida. Aunque no se refleja en los precios lo que debería. Simplemente tiene mayores posibilidades de salida.

- ¿Con qué mensaje terminamos?
Esperamos que la campaña de invierno sea buena y que el próximo verano no se vuelva a repetir una campaña como la de este año, porque para el sector sería catastrófico. Un año se puede aguantar.

  [Volver]

Escribir un comentario

Accede como usuario registrado y déjanos tu opinión. Solo se publicarán comentarios de usuarios registrados en la web. La participación en La Voz está sujeta a unas NORMAS DE PARTICIPACIÓN. Léelas antes de escribir tu comentario.


Código de seguridad
Refescar

© La Voz Edita y Comunica SLU - Candasnos 1, 2º A - 22520 Fraga (Huesca) - email: lavoz@lavozdelbajocinca.com