Menu

Fraga en el caso de los Pastorells (2)

Los Pastorells franceses llegaron a Barbastro donde recibieron la orden de los oficiales reales y autoridades locales de regresar a su patria. Allí se les notificó que la supuesta cruzada al reino de Granada había sido desconvocada. Su presencia, por los sucesos ocurridos en días inmediatos no sólo no era grata, sino que debía regresar a su patria antes del último día de mes. Los hallados después de esa fecha serían represaliados y ejecutados. Con el fin de que no escaparan sin castigos, algunos de ellos fueron conducidos por caminos erróneos, sin salida, de forma que se les pudiera prender fácilmente, tal como ocurrió.


A indicación del infante Alfonso, numerosos judíos de aljamas aragonesas y catalanas – en ellas estaban incluidas las de Huesca, Lérida, Monzón, Barbastro, Fraga, Albalate y otras, fueron requeridos para trasladarse hasta el lugar de Monclús donde debían ayudar a enterrar a sus correligionarios. Nadie se esperaba lo que iba a ocurrir. Por un lado, algunos de los sobrevivientes de Monclús no consiguieron ser acogidos por algunas de las aljamas citadas. Por otro lado, tampoco puede explicarse porqué algunos judíos de Monzón, Barbastro, Fraga y o Lérida cometieron desmanes en los lugares de Monclús, Mediano y posiblemente en Puy de Cinca (¿Poyreu?). ¿Por qué los mismos judíos destruyeron sus puentes? ¿Por qué talaron árboles, destruyeron viñas, rompieron algunas puertas y arcas?

Las represalias se extendieron por todos lados. El infante Alfonso mandó depurar responsabilidades. Según el historiador David Nirenberg, los judíos de Monzón fueron multados con 8.000 sueldos, los de Barbastro con una cantidad semejante y los de Fraga con 5.000 sueldos de Jaca. Sin embargo, en nuestra consulta de documentos nos parece que, efectivamente, la aljama de Fraga fue cargada con 5.000 s., pero las de Monzón con 15.000 s. y con 10.000 s. a la de Barbastro. Compuso estas sanciones el escribano del infante Bonanat de Petra. El castellán de Monzón, fra Martín Pérez de Oros, debía depurar culpas entre los judíos montisonenses por éste detenidos en el castillo. El lugarteniente del sobrejuntero de San Esteban de Litera, Bernat de Feet, fue alertado por el citado infante en 4 de agosto para que no procediera contra los hombres de Calavera, -aldea al norte de Belver de Cinca, en la actualidad despoblado y arruinado- para que no procediera contra ellos porque no quedaba claro que hubiera intervenido en el caso de los sucesos de los judíos de Monclús. En realidad, ¿destruyeron puentes y cosechas para evitar la entrada de nuevas oleadas de Pastorells? No podemos saberlo; sin embargo, fueron todos ellos perdonados en fechas sucesivas del mes de agosto, por la razón que luego citaremos.
 
Importantes noticias sobre los sucesos de los Pastorells fueron publicadas por el archivero de la Corona de Aragón, Jaume Riera, en su libro Fam i fe. Resulta también muy interesante su publicación sobre la entrada de los Pastorells en Barbastro. En ninguna de ambas hace mención a la aljama de Fraga.
Etiquetado en:

No tienes permisos para comentar en este artículo

Contacta

La Voz Edita y Comunica

Candasnos 1, 2ºA
22520 Fraga
Teléfono: 974 471 487

lavoz@lavozdelbajocinca.com

Síguenos y comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube