Artículos

    Antonio, Oscar y Eduardo Sorolla (Socyp, S.L. Promotora Inmobiliaria)

    L os grandes medios de comunicación nos bombardean constantemente con mensajes sobre la subida del precio de la vivienda, la quiebra de empresas constructoras... Ello ha creado, a nivel estatal, mala prensa para el sector. Una sensación que no se corresponde con la realidad de muchas localidades, entre ellas Fraga.  

    - La crisis, quiebra de empresas... ¿puede ocurrir aquí?    
    Depende de cada mercado, quizá en algunos lugares sí pero en otros no. Hay mensajes alarmistas que no son reales. Decir que en una población, por el hecho de que se aprueba un plan general, se van a construir 10.000 viviendas, es alarmista porque esa previsión es para los 25 años de vigencia del plan. La ejecución es progresiva, en función de las necesidades. Si el número de viviendas programadas en el PGMOU cuando se aprobó en 1982 lo difundiéramos ahora, sería noticia de portada.

    - ¿Cuál es la situación, a nivel fragatino?
    Al existir, años atrás, una demanda de vivienda tan desmesurada se han creado unas expectativas, en cuanto a suelo, irreales. Las empresas fragatinas seguimos construyendo a nuestro ritmo, y vamos vendiendo a nuestro ritmo. Pero las expectativas generadas son espectaculares y los propietarios piden mucho dinero por ese solar. Cuando un promotor/constructor de Fraga no puede pagar ese precio, el API busca fuera y trae un promotor de Barcelona, Zaragoza o Sabadell, que sí pueden llegr a estos precios. Para ellos son baratos. Y estos promotores ponen más viviendas en el mercado. No es que queramos controlar el mercado pero son un elemento distorsionador, no cabe duda.

    - Una mayor competencia debería favorecer al comprador...
    Todo lo contrario. Si un solar se compra a precio de  record, esa operación, automáticamente, provoca el alza del precio de solares. Se produce un salto hacia arriba. Y si el suelo se paga más caro, quien acaba pagando el incremento de costes es el comprador. Esa escalada ha sido progresiva aunque, en nuestra opinión, estamos en el límite. De momento, 30 millones de pesetas por un piso de 90 metros cuadrados, es un límite sicológico, para Fraga.

    - ¿Cómo van las ventas?
    Hoy en Fraga hay 625 viviendas en construcción. El 40% son viviendas de los promotores/constructores de Fraga. Estamos hablando de un ciclo de 3 años, de promociones con licencia de obras, algunas a punto de acabar y otras en cimentación. Hay un stock de venta de unas 300 o 280 viviendas.

    - ¿Es un stock excesivo?
    Es una cifra importante en la coyuntura actual porque los intereses están un punto y medio más caro que hace un año y medio. El factor que lleva a una familia a comprar o no determinada vivienda, es la cuota mensual de la hipoteca. El precio del suelo se ha multiplicado por 30 en 3 años. La dinámica del propio mercado ha provocado este salto tan importante.

    - ¿Hay motivos para ser optimista?
    No, hay que se optimistas. Si quieres estar en el mercado tienes que luchar, apostar por buenas ubicaciones, por calidad de materiales y por confianza ante el comprador. Nuestro cliente sabe que si ocurre cualquier pequeño problema estamos aquí para solucionarlo y quizá otra empresa no responderá de la misma manera. Una trayectoria en el sector tan dilatada como la nuestra, es un aval que genera confianza en el comprador. Y lo ves cuando el hijo o el hermano de aquel cliente te compra el piso también a tí.

    - ¿Cuál es la clave?
    Hay consumidor que va a buscar el precio más interesante y otro que buscará la mejor ubicación, pagando un poco más. También interviene otro factor: la calidad de los materiales. De cada vez se podrán construir menos pisos de low cost (bajo coste). El nuevo Código Técnico de la Edificación te obliga a equipar mejor las viviendas, con mayores prestaciones. ¿Y quién paga? El comprador final. Son elementos que muchas veces no se ven, como los aislamientos acústicos o las placas solares, que suponen ahorro a largo plazo, no inmediato, y una calidad en la vivienda que no se ve, pero que está.
      Y sumamos servicios, valor añadido. Ahora ya tenemos un API (Agente de la Promoción Inmobiliaria) en la familia: Eduardo Sorolla.  Con ello queremos ofrecer una mayor seguridad al comprador, tenemos una base jurídica, un mayor respaldo. Y podremos gestionar la venta de vivienda se segunda mano que nos permite cerrar el ciclo. Al cliente que compra un piso nuevo, podemos gestionarle la venta del usado. Es una servicio más.

    Contacta

    La Voz Edita y Comunica

    Candasnos 1, 2ºA
    22520 Fraga
    Teléfono: 974 471 487

    lavoz@lavozdelbajocinca.com

    Síguenos