Artículos

Apocalipsis 2011

No es fácil describir la situación en la que se encuentra el mundo actualmente, pues son muchos los actores que están en escena y no todos están contribuyendo de la misma forma ni por los mismos objetivos. Ni siquiera las predicciones de Nostradamus o el mismísimo Raphel habrían atinado en sus hipótesis de futuro acerca de lo que ha ocurrido desde comienzos de este año.
A poco más de un mes para el comienzo de la campaña electoral –pues en precampaña estamos hace más de tres meses- y con varios temas candentes sobre la mesa, uno destaca sobre todos ellos: el debate sobre la energía nuclear. El terremoto de Japón y el posterior tsunami han hecho ‘tambalear los cimientos’ de las centrales nucleares y el peligro que su gestión conlleva. Y eso que lo ocurrido –con todos los respetos para el resto y, por supuesto, para el pueblo japonés- no podía haber sucedido en lugar más idóneo, ya que de haber ocurrido tal catástrofe en otro país estaríamos hablando a estas alturas de un verdadero desastre. La seguridad se ha mantenido a pesar de los múltiples problemas aparecidos y solamente el tiempo dirá si se ha actuado correctamente, si nos han dicho la verdad y si las nucleares tienen el futuro despejado.
Otro foco no menos preocupante es el norte de África y las convulsiones que han sufrido algunos de los países árabes. Libia y Gadafi se han convertido en punto caliente, demasiado caliente, tanto que podría llegar a ser punto de ebullición de la temperatura política, social, económica y diplomática de las próximas fechas, y de las futuras. El  cariz que está tomando el conflicto está salpicando a todos lados, y entre ellos a España, a la que Rodríguez ‘ha metido’ en el ‘ajo’ (ahora son los derechos humanos los que le preocupan ahí, pero no hay que olvidar Afganistán); y si en un próximo futuro se producen atentados, algunos dirán que han sido como consecuencia de ‘nuestra’ intervención en dicha ¿guerra? Y, entonces, ¿cuál será la excusa? Por eso no hay que hacer demagogia, ahora no, pero tampoco antes (guerra de Irak).
Y como postre tenemos la situación local (España, sus comunidades y sus ayuntamientos), que a fuerza de ser repetitivos no deja de ser un verdadero dolor de cabeza por todo lo que ocurre un día sí y otro también. Con Sortu como principal punto de la agenda (el Tribunal Supremo ha roto su acostumbrada unanimidad en estos temas, mal presagio) y Nueva Rumasa de ‘mosca cojonera’ en los ámbitos laborales y económicos. Nada nuevo bajo el sol, aunque sí muy significativo de lo que nos espera. ¿Estará mostrando la patita el anunciado Apocalipsis?
Chsss! Chsss! Que viene, que viene.
Firma: S. J. L.

Contacta

La Voz Edita y Comunica

Candasnos 1, 2ºA
22520 Fraga
Teléfono: 974 471 487

lavoz@lavozdelbajocinca.com

Síguenos